Palabras de un gran artista, BIPOLARTE....

Sábado 16 de abril de 2022 – Lost Arcángeles, Alta California,

Estamos Perdidos - Arte Delgado (Bipolarte)

"Me siento en la silla de un Café con dos amigas a tomar un vaso de agua mientras ellas se deleitan con un Manhattan y una cerveza. Estamos en la parte de afuera del establecimiento bajo la sombra de una tarde soleada en la esquina de la cuadra viendo mucha gente pasar. Ellas traen un tema que no me interesa en lo absoluto. Observo a la muchedumbre caminar y varios de ellos me regresan las miradas. Cada quien carga una historia y en ese instante se congela mi realidad para debatir el dilema que llevo años contemplando. Tengo tres hipótesis de mi existencia que simplemente no puedo dejar de analizar.

En “La Divina Comedia” de Dante Alighieri el protagonista viaja por el inframundo, el purgatorio y el cielo. A la entrada del inframundo hay una leyenda que dice “Abandonad toda esperanza, quienes aquí entráis”. La palabra “esperanza” siempre me ha parecido de los términos más bellos. Si quieres saber qué es la esperanza pregúntale a una persona con cáncer, a un feto que lo piensan abortar, a un padre que se le ha extraviado a un hijo, a dos amantes que anhelan verse o a una persona que la han secuestrado. En la mitología griega cuando Pandora abre la caja y deja escapar todos los males sobre la Tierra, al final sólo quedaba la esperanza y con eso sobra para poder vencer todos los males de la humanidad ya que es esta lo último que se pierde.

Toda mi vida me preguntaba qué sería de mi existencia y no me percataba que ya estaba muerto. Ahora entiendo por qué para continuar en esta dimensión que se manifiesta ante mí hay que abandonar toda esperanza para seguir avanzando. Ahora entiendo por qué jamás pude encontrar la muerte. Yo ya había fallecido y una vez muerto, vivo por siempre. La realidad que se manifiesta ante mí no es el cielo; eso ya lo tengo claro. La primera parte de mi hipótesis de existencia es que estoy en un infierno donde cada ser que me rodea es un demonio atormentándome. La segunda parte de esa hipótesis es que los habitantes de esta realidad no son demonios, son sólo almas condenadas a compartir mi infierno y ellos al igual que yo son atormentados a su manera.

La segunda hipótesis trata que Dios en su infinita grandeza se aburre de vez en cuando y cada que se aburre voltea a la Tierra y me avienta un rayo en forma de desgracia para escucharme gritar en agonía y al ver mi reacción le produce risa. Algo así como un show de comedia y no soy más que el juguete favorito de Dios. Estoy condenado a divertir a Dios por toda la eternidad al navegar de desgracia en desgracia. Con el tonto consuelo de que por lo menos soy su favorito en algo.

Jesucristo: Eli, Eli, lema sebaqtani.

Fueron las últimas palabras que pronunció Jesucristo al morir en la cruz. Las tres explicaciones básicas a esta frase es que hay gente que cree que Dios abandonó a su hijo al momento de su muerte. Pero no, no fue así, Dios nunca abandonó a su hijo. La segunda interpretación es interesante ya que se puede decir que Jesucristo se sintió abandonado. Estar solo y sentirse solo son dos sensaciones muy diferentes. Podemos estar físicamente solos y sentirnos bien con nosotros mismos. Pero una sensación muy horrible es cuando uno se encuentra rodeado de gente y sin embargo nos sentimos solos. Esto pasa en un salón de clases, en una oficina de trabajo, en el tráfico de una ciudad, en la familia y en los matrimonios cuando se duerme con la pareja y a pesar de estar recostados al lado del otro se siente una inmensa distancia y una infinita soledad. El tercer y verdadero significado de ese pasaje que Dios siempre estuvo con su hijo, jamás lo desamparó y Jesucristo en el momento de su muerte se encomendó a su padre con el Salmo 22 y al comenzar a recitar el salmo, la vida no le alcanzó para poder terminarlo.

La tercera hipótesis concluye que yo al ser el juguete favorito de Dios, el tiempo pasó sin hacer ruido y Dios simplemente cambió de intereses y ya no tiene tiempo para mí. Es por eso que poco a poco me he vuelto un juguete arrumbado en el olvido. Dios se fue y se ocupó de otras cosas. Puede que vuelva o puede que no, pero esta sensación de abandono que siento resulta inevitable y no estoy triste, es tan sólo una aceptación de lo que ocurre. No me importa la razón de su abandono, sólo me queda cuestionarme si vale la pena hacer algo al respecto, ya que todo resultará en anarquía. Me gustaría que mi fe fuera tan grande como la de varias personas que conozco.

He aquí mis tres hipótesis sobre mi vida: estoy en el infierno, soy el juguete favorito de Dios y Dios me ha abandonado. No sé qué tan radicales suenen estas ideas, pero son las mejores hipótesis que a través de los años he podido concluir. Mis amigas han terminado sus bebidas y no presté atención a sus temas de conversación. Quieren que sigamos caminando, así que las acompaño en silencio sin ellas sospechar todo lo que rebota en mi cabeza. Parece como si me atorara entre un limbo de distintas dimensiones desafiando todas las leyes de la física y el razonamiento humano y me nace en la cabeza la idea de que el maestro siempre guarda silencio mientras el alumno toma el examen."






5 visualizaciones0 comentarios